sábado, 16 de abril de 2016

RESPIRANDO ÁTOMOS DE JESUCRISTO

Jesús, dando un fuerte grito, expiró.
Y el velo del templo se rasgó en dos, de arriba a abajo.
Evangelio de San Marcos
  Jesús de Nazaret, visto como personaje histórico, ha sido una figura trascendental en la historia de la Humanidad. Son innegables las virtudes de su discurso para el progreso de la ética humana. Para muchos es el Mesías. Pero lo que no cabe duda es que también era un hombre. Un hombre que tenía sed, hambre, respiraba... Respiraba el mismo aire que cualquiera de nosotros.
  La composición del aire es bien conocida:
- 78% de nitrógeno.
- 20% de oxígeno.
- 1% de vapor de agua.
- 1% de otros componentes.
  Los gases presentes en la mezcla de aire, como toda la materia, están formados por átomos. Los átomos ni se crean ni se destruyen. Tampoco se transforman. Son ladrillos indivisibles e indestructibles. La Humanidad siempre ha respirado el mismo aire, los mismos átomos. 
 Pensemos en ese momento terrible en el que Jesucristo da su último suspiro en la cruz...
  El volumen pulmonar humano es, en condiciones normales, de unos 5 litros. Lógicamente Jesús, ya agónico, no podría exhalar esa cantidad de aire. Pongamos que ha exhalado 1 litro de aire en ese último suspiro y podemos aproximar, ya que es el elemento mayoritario, que toda la bocanada de aire fue de nitrógeno.
  La densidad del aire en condiciones normales es de 1 gramo/litro (1 litro de aire "pesa" 1 gramo). Entonces Jesucristo lanzó a la atmósfera 1 gramo de aire.
  ¿Cuántos átomos tiene 1 gramo de aire? El mol es la cantidad de sustancia. Un Número de Avogadro de cosas es 1 mol. El Número de Avogadro es 6*10^23 (o sea un 6 y 23 ceros detrás). Es un número inmenso, inconcebible a escala humana. El peso molecular del nitrógeno es 14 gramos/mol.
  Un simple regla de 3 nos permite calcular los átomos que Jesús exhaló:
14 gramos de "aire" son 6*10^23 átomos
1 gramo de "aire" serán x átomos
  Haciendo el cálculo tenemos que Jesucristo esparció a la atmósfera 4*10^22 átomos.
  Los átomos de la atmósfera no se estancan en ningún sitio. 2000 años de corrientes de aire, borrascas, anticiclones... habrán repartido por toda la atmósfera los átomos del último suspiro de Jesús.
  El 80% de la masa de la atmósfera se sitúa en 10 kilómetros de altura desde la superficie terrestre. El volumen de la atmósfera se puede calcular restando el volumen de dos esferas (RTierra=6300 Km):
Vatmósfera = 4/3*pi*[(RTierra+10Km)^3-(RTierra)^3] = 5*10^9 Km^3
  Si suponemos que a día de hoy los átomos de la última exhalación de Cristo están igualmente repartidos por la atmósfera, nos sale que habrá 10^13 átomos de Jesús/Km^3.
  Pasado a litros (1 Km^3 = 1 millón de litros) tenemos 10^7 átomos de Jesús/litro.
  Entonces en cada inspiración nuestra (5 litros) entran en nuestros pulmones ¡¡¡¡10 millones de átomos que Jesucristo exhaló en la cruz en el último suspiro!!!!
  El dato es muy llamativo pero es consecuencia de lo grande que es el Número de Avogadro. Son 23 órdenes de magnitud.
  Entonces, señores, cuando respiren recuerden que en sus pulmones entran los suspiros de Jesucristo, de Buda, de Marilyn Monroe, de Atila, de Einstein, de Shakespeare, de Mata Hari, de Fred Astaire y Ginger Rogers... Pues todos, los que aquí estamos y aquí estuvieron, respiramos el mismo aire.
César Romero
 @CesarRomGa
Doctor en Física

No hay comentarios:

Publicar un comentario